Ideeleradio.- Se ha producido una alianza política y cultural, que ha privilegiado la informalidad sobre la regulación, sostuvo el ensayista y crítico literario Marcel Velázquez, al comentar la aprobación en el Legislativo de la ley que modifica el Consejo Directivo de la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (Sunedu).

“Vemos el cinismo de la clase política y el poco valor que le asignan a sus compromisos de cara a las elecciones. Lo que se ha producido [ayer] es una alianza política y cultural, que ha privilegiado la informalidad sobre la regulación. Esa alianza política ha unido a diversos sectores. Efectivamente al fujimorismo, a Renovación Popular que ha votado en bloque todo el grupo de López Aliaga y a gran parte mayoritaria de Perú Libre y de Acción Popular”, dijo en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio. 

Los partidos políticos y la informalidad

El analista consideró, en ese aspecto, que los partidos políticos actuales son la expresión política de la informalidad y de los intereses mercantilistas.

“La pregunta sería qué tienen en común esos grupos, creo que la respuesta es que ellos constituyen en este momento la expresión política de la informalidad, la voluntad de desregulación del Estado y de los intereses mercantilistas. Se suma un discurso político por un lado con intereses económicos muy poderosos”, argumentó.

Guerra al mérito cultural

Refirió, por otro lado, que el accionar del Congreso debe verse desde una dimensión cultural. Indicó que celebra la nula exigencia y la mediocridad.

“Acá hay una dimensión cultural, porque se está celebrando la nula exigencia, la masificación, incluso la mediocridad explícita y se está  cuestionando y socavando la opinión técnica, y de los expertos. Esta es una guerra al mérito cultural y esta es una expresión más de esta guerra políticamente y culturalmente”, indicó.

“Acá se está celebrando este tipo de universidades bamba, universidades, que no exigen nada al alumno y, donde el profesor finge que enseña. El estudiante simula que aprende y donde finalmente se le asigna con trabajos deleznables e insignificantes que tiene elementos de plagio y fraude se les concede grados académicos”, argumentó.

Odio cultural

Indicó, que el odio cultural se ha impuesto sobre el pragmatismo político. Insistió que la finalidad ha sido destruir a la Sunedu por parte de estas alianzas informales, mercantilistas y populistas.

“Vemos como el odio cultural se impone sobre el pragmatismo político. Escuchando a los congresistas uno notaba que más interesados en señalar las bondades de la ley estaban preocupados en acusar y descalificar a la Sunedu y vinculándola con este fantasma político que los motiva de que es el grupo caviar”, explicó.

“La destrucción de la Sunedu es un ataque en la lógica política de estas alianzas de informales, de los mercantilistas, de populistas y es un ataque y una derrota al grupo político a lo que ellos denominan caviares”, puntualizó.

Más en Ideeleradio

Ver video