José Ragas - Ideeleradio
José Ragas - Ideeleradio

 

Testimonios e imágenes

Ideeleradio.- Hay testimonios e imágenes que registraron lo ocurrido en las protestas, pero la investigación de las muertes dejó de ser una cuestión de evidencia, y más bien depende de la voluntad judicial y política, sostuvo el historiador José Ragas, tras considerar que hubo una represión desmedida contra las movilizaciones que se registraron entre diciembre 2022 y febrero del 2023.

“La prisión preventiva que se ha dado contra ese suboficial de la Policía por la muerte de este ciudadano [en Cusco] que ocurrió hace un año se da recién un año después, y se ha dado, además, también porque ha habido investigaciones, pero no ha sido inmediato. Todo lo que ha pasado incluso aquí en la capital con lo que pasó en las movilizaciones con los registros filmados, con, digamos, toda la evidencia que hay tampoco”, indicó en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“O sea, ya deja de ser una cuestión de evidencia y más bien es una cuestión de voluntad judicial y política, que hemos visto cómo se ha venido manejando en este año y cómo también hay una capa de impunidad para proteger desde el momento inicial. Y, por eso, el presidente del Consejo de Ministros está tan desesperado de señalar que él no tiene responsabilidad, porque sí hubo una responsabilidad y sí hubo evidencia de que se les dio la carta libre para que la Policía pueda reaccionar de manera desmedida frente a las movilizaciones en ese momento y hasta el día de hoy”, apuntó.

Represión desmedida

Ragas Rojas consideró que lo que hubo después del 7 de diciembre del 2022 fue una represión completamente desmedida contra las movilizaciones. Mencionó que el factor que alentó esa forma de represión es la impunidad.

“Yo creo que en cierta manera sí [la lógica represiva hizo disminuir las protestas de solidaridad], porque si uno analiza lo que pasó en las primeras protestas y la represión que hubo, fue una represión completamente desmedida. O sea, cincuenta personas fallecidas. Cincuenta personas es un número excesivamente alto en cualquier protesta, pero no es solamente la represión, sino es lo que acompaña la represión, que es la impunidad”, refirió.

“El hecho de que los mandos y también los operativos de las fuerzas del orden sepan que pueden reprimir sin ningún tipo de consecuencia o que va a haber una protección, eso también me parece que es un factor que los alienta, digamos, a actuar de una manera determinada que no habría en otras situaciones”, añadió.

Lima y las regiones

El analista lamentó, en otro momento, que lo que hubo en Puno fue básicamente una masacre que no está teniendo repercusiones en la capital. Señaló que este “es un momento más de una serie de desencuentros que ha habido entre cómo procesa Lima una serie de eventos que ha ocurrido en el interior del país”.

“Y esto no solamente tiene que ver con algo que se da en el proceso histórico, sino también que impide, además, en este momento plantear opciones de respuesta frente a lo que viene haciendo un gobierno como este. Entonces, ese desencuentro, ese abismo social, digamos, entre regiones de un mismo país es justamente lo que impide también planificar posibles respuestas y escenarios para lo que se viene más adelante”, manifestó.

“Yo creo que al final esta esta distancia es mucho mayor, incluso se impone a las evidencias. […] O sea, tenemos las imágenes, tenemos testimonios, tenemos lo que ha pasado casi en el momento con el registro, además, independiente, y aun así es como que la indiferencia o en todo caso es como que no hay ninguna reacción o no hay ninguna presión para que esto se resuelva”, acotó.

Más en Ideeleradio

Ver video