Dina Boluarte - (Foto: Presidencia)
Dina Boluarte - (Foto: Presidencia)

 

Elementos que van sumando

Ideeleradio.- “La presidenta podrá no declarar, no aceptar, pero la fuerza de las evidencias empieza a demostrar todo lo contrario” a los argumentos que viene planteando la mandataria y su defensa ante el Ministerio Público, sostuvo Jennie Dador, secretaria ejecutiva de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos (CNDDHH).

Fue al referirse a la diligencia en la que Dina Boluarte habría respondido con generalidades frente a las preguntas del fiscal y en la que la jefa de Estado guardó silencio ante las interrogantes de los abogados de los familiares de las víctimas.

“Entonces, yo creo que esos también son elementos que se van sumando. O sea, por último, la presidenta podrá no declarar, no aceptar, pero la fuerza de los hechos y de las evidencias empieza a demostrar todo lo contrario, aunque el señor Joseph Campos se pasea anoche por todos los espacios de televisión y nos diga que todo tiene que investigarse, que lo que vimos no es lo que vimos, hable incluso de la posibilidad de que se hayan herido [los manifestantes] entre ellos también”, señaló en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“[La defensa de Dina Boluarte] suelta, trata de sembrar esa duda cuando ya la evidencia recopilada que está en los expedientes nos dice lo contrario. No solo lo que está en los informes de Amnistía Internacional y de Human Rights Watch, que son las que, digamos, trabajan con estos patrones o también las necropsias que también ha conocido la Comisión Interamericana, sino también lo que ya está en los expedientes. Está puesto de esa manera. Bueno, ahí dice cómo murió, no dice quién lo mató [a las víctimas]”, argumentó.

Las declaraciones

Dador Tozzini hizo referencia, en otro momento, al reciente informe del semanario Hildebrandt en sus Trece que reveló el testimonio ante la Fiscalía de Juliaca de un jefe de una las escuadras policiales asignadas a los alrededores del aeropuerto Manco Inca, en Puno.

“Hay investigaciones que han ido avanzando. Lo que tú señalas también tiene que ver con lo de este efectivo policial en las declaraciones, pero además de eso también está lo que ya se había avanzado en Ayacucho, y también hay algunos de los miembros que han empezado a dar su relato”, mencionó.

“Entonces, lo que dice Rivadeneyra es tal cual. O sea, se le mandó y se le entregó armamento de guerra prohibido para utilizar en las manifestaciones para disuadir a manifestantes y, luego, no solo es que se le entregó ese armamento, sino que también él dice en su declaración, y no había bombas lacrimógenas. O sea, no le quedó de otra que empezar a utilizar”, acotó.

Acta del Consejo de Ministros

La abogada se refirió también a la publicación de Hildebrandt en sus Trece que da detalles del acta del Consejo de Ministros del 12 de diciembre del 2022. Comentó, por otra parte, las actitudes de la presidenta y el premier.

“Y esto también te dice que este supuesto corporativismo, espíritu de cuerpo también se quiebra por algunos lados, porque obviamente, ya se empieza a sentir sobre todo también con las propias declaraciones o ese doble juego que a veces tiene la presidenta y su premier de decir públicamente una cosa, pero, por otro lado, están intentando salvar su pellejo”, manifestó.

“Entonces, ya también los propios efectivos que han estado en la zona dicen [que] acá mejor es empezar a decir realmente lo que ocurrió. Y, efectivamente, ya conocemos actas del Consejo de Ministros, sabemos la decisión que se tomó, sabemos cómo se tomó la responsabilidad también de todos los ministros y ministras que estuvieron y avalaron esa decisión. Esa es una responsabilidad política, pero también cómo eso se convirtió en la decisión que aterriza en cada uno de los territorios”, remarcó.

Un patrón y sistematicidad

La secretaria ejecutiva de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos (CNDDHH) estimó, además, que hubo un patrón y hay una sistematicidad en la actuación del Gobierno y de las fuerzas de seguridad en distintas regiones del sur del país.

“Y, además, puede ser que en la primera zona donde ocurrió esto, en fin, hubiera algunas dudas, [que la presidenta diga que] no sabía, pero esto siguió ocurriendo, acá hay un patrón. O sea, y hay una sistematicidad y también empieza a expandirse en el territorio sur. No solo ocurrió en una zona específica, estamos hablando de que ocurrió en cuatro, cinco zonas del territorio sur, regiones distintas”, declaró.

“Entonces, yo digo, puede haber ocurrido en la primera, y ahí decir, la presidenta: bueno, yo no bajé, no sabía, no me enteré, etcétera, me enteré después, cuando ya estaba ocurriendo, no lo sé, pero, esto más bien se mantiene y se profundiza con los días y se agrava”, añadió.

Dirección operativa y política

Indicó, finalmente, que el proceder de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional para enfrentar la protesta social no fue desorganizado, sino que había una dirección operativa y política.

“Estamos hablando de 15 días después, 20 días después, incluso, cuando está ocurriendo en Lima, la noche que digamos se le dispara a [Víctor] Santisteban a corta distancia esa bomba lacrimógena que le destroza y le destapa el cráneo. Esa misma noche, en una zona cerquísima en menos de 300 metros, ocurre episodios similares de disparos directos, a corta distancia, de bombas lacrimógenas, ahí también hay patrones. Entonces, no son hechos sueltos”, opinó.

“Entonces, no se puede pretender decir que eso ocurrió así desorganizadamente. Viene obviamente desde una dirección, y en esa dirección tienen que tener conocimiento las autoridades, no solo operativas, sino también las que estaban en los mandos políticos en este caso”, puntualizó.

Más en Ideeleradio

Ver video