César Hildebrandt - Ideeleradio
César Hildebrandt - Ideeleradio

Tenemos prensa degenerada

Ideeleradio.- El problema de la prensa no es Odebrecht, el problema de la prensa es su sujeción absoluta a sus intereses económicos, sostuvo César Hildebrandt, director del semanario Hildebrandt en sus Trece.

“Yo estoy de acuerdo con que eso de someterlo todo a la óptica de Odebrecht es excesivo. El problema de la prensa no es Odebrecht, el problema de la prensa es su sujeción absoluta a los intereses económicos”, declaró en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“Y Odebrecht es un capítulo mínimo de esta saga interminable que es la prensa degenerada convertida al final en furgón de cola de los grandes intereses económicos”, anotó.

Indicó que lo que hay que ver en perspectiva es quién está detrás de la “jalea real”, tras coincidir en que “la mermelada menor” son los negocios particulares que le buscan sacar provecho a una relación comercial.

“La mermelada menor [es esa], pero el gran fabricante de jalea real no es precisamente el señor que estuvo allí negociando con Odebrecht alguna consultoría o el señor que aceptó que los premios de investigación de los periodistas fuesen de Odebrecht, proviniese de Odebrecht,  cosa que me parece increíble”, aseveró.

Lo advertimos desde antes

Recordó, además, que Hildebrandt en sus trece lo advirtió mucho antes que estallara el escándalo del caso Lava Jato. Sostuvo que desde antes dijeron que era de lo más incómodo que una empresa como Odebrecht financiara el concurso de periodistas del Instituto de Prensa y Sociedad (IPYS),

“Nosotros lo dijimos en nuestra revista mucho antes que apareciera el escándalo Odebrecht que nos parecía de lo más incómodo que una empresa como Odebrecht financiara el concurso de IPYS, porque era promiscuo y era permitir la proximidad de alguien con demasiados intereses”, expresó.

La prensa es parte de la corrupción

En otro momento, el reconocido periodista opinó que en este momento la prensa es parte del problema de la corrupción y no parte de su solución. Sostuvo que el mal mayor de la prensa es la televisión.

“Yo sostengo la tesis de que la prensa es, en este momento, parte del problema de la corrupción y no parte de la solución. Creo que la prensa televisiva, que es la más potente y la más influyente, es una demostración clarísima de cómo los intereses están prevaleciendo de modo absoluto sobre la agenda periodística que se ha perdido”, aseveró.

“Entonces, en un panorama como este, [sobre] la prensa escrita, si tú lees las estadísticas, empieza a ser ya el mal menor. El mal mayor es la televisión que tiene el control hipnótico sobre la mayoría de la población. La radio y la prensa escrita en términos menores ejercen un papel, ya no digo las revistas, como la mía, que son de estrictas minorías”, expresó.

La televisión es mercenaria

Finalmente, calificó a la televisión peruana de ser “mercenaria” y de no entregar auténticamente la información a la población. Señaló que los programas y revistas independientes son vistos como enfermedades del sistema económico.

“La gran responsable aquí es la televisión. Y la televisión está en manos de auténticos beduinos de la información, trashumantes y mercenarios que apuestan a lo que sea con tal de mantener el ráting”, precisó.

“Los periodistas somos en este momento rehenes, inquilinos, precarios y nos solemos callar, ah. Programas como el tuyo [No Hay Derecho], revistas como la mía [Hildebrandt en sus trece], son bichos raros, son casi anomalías, son enfermedades del sistema, nosotros somos la tifoidea del sistema”, acotó.

Comments

comments

1 COMENTARIO

  1. Cesar nos describe la radiografia de la prensa y los medios de la actualidad con una prosa exquisita que mas que informarnos, es como si nos cocheteara y nos sacudiera de los cabellos y luego nosotros nos sintieramos bichos sin capacidad de reacción.