Alberto Fujimori - Ideeleradio
Alberto Fujimori - Ideeleradio - Foto: La Reoública

Ideeleradio.- El expresidente Alberto Fujimori convirtió la corrupción en algo tan íntimo e institucional en relación a la identidad del país, y transformó el país en una “puerta abierta” para todas las inversiones malolientes, afirmó el periodista César Hildebrandt, director de Hildebrandt en sus trece.

“Podemos decir que la corrupción es crónica, pero podemos decir también que nadie como Fujimori la convirtió en algo tan institucional e íntimo en relación con la identidad del país. Nadie, por ejemplo, corrompió a las Fuerzas Armadas como lo hizo él; nadie robó tanto en adquisición de armamentos como lo hizo él”, sostuvo en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

El periodista sostuvo que el expresidente Alberto Fujimori puso las condiciones para que la corrupción pueda darse después, tras señalar que convirtió al país en una especie de puerta abierta para inversiones malolientes.

“¿Quién derrotó a los sindicatos como referente social y como contrapeso de poder? Él [Fujimori]. ¿Quién hizo que el Estado se redujera a su mínima expresión, y fuera una cabeza de jíbaro inservible? Él. ¿Quién convirtió al país en una puerta abierta para todas las inversiones malolientes? Él. Entonces, yo no creo que puedan consolarse mucho las señoras Alcorta o Schaefer, o quienes sean”, indicó.

“Nadie convirtió lo privado en algo tan intocable y sagrado y ajeno a cualquier investigación como lo hizo él. Él [Fujimori] puso las condiciones para que esto pudiera darse después”, explicó.

Como discutir con una secta

Por otro lado, el director de Hildebrandt en sus trece consideró que discutir con los fujimoristas es como hacerlo con una secta.

“Discutir con los fujimoristas es discutir con una secta, como los macabeos; yo no entiendo una discusión con los fujimoristas, porque es imposible, tienen un ensimismamiento sectario que podría ser místico si no fuera tan cochino”, aseveró.

Comments

comments

3 COMENTARIOS

  1. Fujimori le hizo un terrible daño moral al Perú. Por él, muchos consideran el robo, la corrupción y el delito como un error. Por él, la frase “roba, pero hace obras” es un salvoconducto para autoridades ladronas. Por él, generaciones enteras piensan que el fin justifica los medios. Por él, para la mayoría de jóvenes la cultura es una lata.

  2. El pueblo es ciego, sordo y mudo. Además olvidadizo, pasaran años para mejorar y para eso tenemos que construir una nueva nación y ahí ingresa la educación, pero una verdadera educación donde se destierre la frase “roba pero hace obra” cambiando la mentalidad de la indiferencia, apatía, de perdonavidas, etc. Todos deben caer. Veremos cómo termina esto para cambiar el futuro del Peru.