Pedro Castillo (Foto: Presidencia)
Pedro Castillo (Foto: Presidencia)

 

Incompetencia que llama la atención

Ideeleradio.- La explicación del presidente de la República, Pedro Castillo, sobre las reuniones que sostuvo en la casa de Breña que lo acogió durante la campaña electoral no es satisfactoria, sostuvo Gustavo Gorriti, director de IDL-Reporteros, tras advertir que hay un conjunto de malas decisiones del propio mandatario que afectan la forma en que está gobernando.

“Y la otra cosa que se puede decir es que hay también muy claramente un manejo del poder de una incompetencia que realmente llama la atención. O sea, pensar que él se quita el sombrero, se pone el gorrito, se va a Breña, y que ahí recibe a Karelim, junto con otras personas, y que eso para él es algo caleta es patético, la verdad. La explicación es aún menos satisfactoria”, dijo en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

Cabe recordar que un reportaje de Cuarto Poder reveló que, entre octubre y noviembre, el jefe de Estado, Pedro Castillo, sostuvo reuniones sin registro en la vivienda ubicada en el Pasaje Sarratea, Breña, donde se hospedó durante la segunda vuelta electoral.

Transparencia pésima

Gorriti Ellenbogen consideró, en ese sentido, que hay una pésima transparencia, cuando se ve cómo se han utilizado los tiempos para las reuniones en la casa de Breña y a quienes ha recibido en ese inmueble el jefe de Estado.

“El presidente de la República, la primera autoridad de la nación, mantiene al Gobierno, y al tomar el Gobierno ha de llevar a cabo decisiones que tienen que ser no solo bien pensadas y meditadas, sino bien pensadas y meditadas, porque están bien informadas, y no todo proceso de adquisición informativa puede ser abierto”, señaló.

“Entonces, el gobierno de cualquier democracia en el mundo tiene aspecto que son reservados, y son reservados porque conviene a los intereses de la nación, pero naturalmente parte del concepto básico de que tenemos una persona íntegra, correcta, que hace todo eso en beneficio de los intereses del país, pero cuando hemos visto cómo se han utilizado los tiempos y a quienes se recibe, entonces, claro uno dice, en este caso, la reserva es pésima, pero también la transparencia igual, porque tenemos a Karelim entrando a Palacio y entrando a Breña, y coincidiendo con ministros y con gente que cuando le preguntan obviamente falta a la verdad”, explicó.

Malas decisiones

El director de IDL-R refirió, además, que hay un conjunto de malas decisiones del propio presidente de la República que tienen resultados muy concretos en la forma en que está gobernando.

“Lo primero, [hay que] entender de que hay un conjunto de malas decisiones, de pésimas decisiones que tienen resultados muy concretos también en la forma en que se gobierna. Por ejemplo, ¿a quién eligió como secretario general de la Presidencia, que es básicamente la persona que administra, maneja Palacio?”, explicó.

“Él tenía, en principio, una persona que llenaba todos los requisitos para un desempeño eficaz del cargo, y él estaba aparentemente entusiasmado ante la posibilidad de no tener que hacer aprendizaje en ese aspecto, pero entonces, entiendo que hubo un juego de codazos. Pacheco dijo que él tenía que ser, y de la noche a la mañana él fue. ¿Quién decide eso, sea en forma tácita o en forma explícita? Fue Castillo. Y Castillo al traer a una persona que no tenía ninguna preparación, pero aparentemente sí mucho apetito, con eso mismo empezó a labrarse buena parte de las tribulaciones que ahora lo aflige”, acotó.

Seguimiento constante

Finalmente, comentó que hay, por parte de la prensa, un seguimiento constante sobre el mandatario Pedro Castillo, como no se ha visto sobre ningún otro. Mencionó que pareciera que se le exigiese un informe absoluto sobre lo que hace cada minuto de cada día en su gestión.

“Sobre esto hay que decir algo más. Hay un seguimiento constante, permanente sobre Castillo como yo no lo he visto que haya habido sobre ningún otro. Ya quisiera yo que algo lejanamente parecido hubiera sucedido en la época que Alan García fue presidente, pero hay una suerte de acoso, porque obviamente para todo el mundo él es lorna, y es muy fácil seguirlo, acosarlo, mantenerlo presionado, y además exigirle una suerte de transparencia, de informe absoluto sobre lo que hace cada minuto de cada día en su gestión. Eso suena bonito, pero en el caso que se tratara de una presidencia adecuada, pues sería absolutamente irracional”, manifestó.

Más en Ideeleradio

Ver video