Guillermo Nugent - Ideeleradio
Guillermo Nugent - Ideeleradio

 

Izquierda en offside

Ideeleradio.- En Lima, lo que se vio en el proceso electoral 2022 fue una disputa sobre el orden, y por quién ofrece una mejor propuesta frente al malestar ciudadano que genera la informalidad, en un contexto en el que las previsiones hacia el futuro son endebles, afirmó el sociólogo y psicoanalista Guillermo Nugent.

Fue al referirse al desarrollo de los comicios regionales y municipales en el que Rafael López Aliaga (Renovación Popular) y Daniel Urresti (Podemos Perú) obtuvieron el respaldo en las urnas el último 2 de octubre.

“Hay una disputa en la realidad sobre el orden, pero las maneras de entender el orden son muy distintas. O sea [para] uno el orden consiste en, pues, llenar de guachimanes la ciudad; o el orden es ‘todos amamos a Dios’ o, en fin, lo que fuere, pero son propuestas de orden, y las alternativas más progresivas o izquierda han quedado, pues, en offside”, declaró en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“No tenemos un orden. La disputa política en mi opinión es en realidad por quién ofrece una mejor propuesta de orden. Entonces, algunos identifican orden con llenar la ciudad de guachimanes, otros es la idea de un orden entre una parte nostálgica de hace medio siglo con rosarios en la mano, que finalmente dan una sensación de orden, pero lo que está en juego es —lo que me parece es una necesidad ciudadana—es una necesidad de orden, y yo creo que esa es la disputa”, manifestó.

Política conservadora

El analista consideró, asimismo, que en este proceso electoral quedó claro, al menos en Lima, ya que en otras regiones pudo haber matices distintos, que aparece como telón de fondo un malestar frente a la informalidad y una situación de distintos grados de zozobra. Anotó, en ese sentido, que los que obtienen la mayor votación son candidatos con una política conservadora.

“Y frente a ese ese malestar, bueno aparecen distintas opciones y aquí aparece una cosa curiosa. Digamos los candidatos que tienen la mayor votación son candidatos con una política marcadamente conservadora en ideología, incluso en costumbres. Todo el grupo de gente antiderechos, por ejemplo. En una ciudad que la verdad Lima podrá tener muchos efectos, pero en sus costumbres cotidianas no es precisamente una ciudad cucufata, pero frente a esta zozobra aparecen demandas de orden, pero de un orden, pues, que no ataca el tema de cómo formalizar el mundo social en el que vivimos”, señaló.

“Por eso decía que en algunos aspectos si bien existen diferencias regionales es probablemente en Lima donde con más crudeza se expresa lo que hasta ahora se llama trasfondo informal, digamos, en las relaciones económicas, sociales, políticas, y no es una informalidad que no sale de la nada. De hecho, es una informalidad legalmente impulsada por más paradójico que suene. Piense usted en el —tan traído a favor y en contra— artículo constitucional sobre el rol subsidiario del estado en la economía en general”, agregó.

El voto: expresión ciudadana

Finalmente, reiteró que hay un ansia de vivir en orden y que el voto es el momento en que, en el día de las elecciones, los candidatos pasan a un segundo plano; y los electores son quienes pasan al primero.

“Y yo no estoy muy de acuerdo con esta idea de que el voto ideal tenga que ser el voto por convicción. Eso puede haber en algunos casos […] Yo lo que creo es que en primer lugar el voto es un instrumento de expresión ciudadana, y en muchos análisis políticos se soslaya ese elemento que es importantísimo, que esa expresión ciudadana sea motivada porque en fin puedo votar igual que vota mi abuelito, o que voto porque me da la gana votar así o asá es, en mi opinión, un segundo nivel”, aseveró.

“El primer [nivel] es una expresión ciudadana y lo que hay que entender es qué está pasando en el momento en que se expresa el voto, y lo que se expresa en el momento del voto es en mi hipótesis es un trasfondo de que no es una zozobra cuantificable en términos de una caída del producto bruto interno, pero es una zozobra en el sentido de un presente que se siente como poco manejable, donde las previsiones hacia el futuro no es que sean inexistentes, pero son endebles”, refirió.

Más en Ideeleradio


Ver video