Fernando Tuesta - Ideeleradio
Fernando Tuesta - Ideeleradio

 

¿Una nueva institución?

Ideeleradio.- El plantear que la Contraloría tenga la facultad de supervisar los fondos que se entregan a los partidos políticos en el marco del financiamiento público directo es innecesario y haría todo más complejo, sostuvo Fernando Tuesta, exjefe de la Oficina Nacional de Procesos Electorales.

Fue al referirse al proyecto de ley que propone que la Contraloría se encargue de fiscalizar la transferencia de fondos que se realiza a favor de las organizaciones políticas, así como la distribución de los mismos.

“En el mundo de los organismos electorales, las contralorías no están presentes en este punto. Generalmente son los propios organismos electorales que montan, además, de manera especializada también todo el tema de la supervisión, fiscalización de los recursos públicos y privados. Públicos y privados”, señaló en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“Entiendo que el proyecto es para ver solo lo público, entonces vas a agregar una nueva institución que no está especializada en esto, que además va a hacer más complejo e innecesario, porque si hay algo que se pueda observar en el tema de la supervisión no es el trabajo de la ONPE, sino las normas que encuadran su funcionamiento y también sus limitaciones”, anotó.

Cambian las normas

Tuesta Soldevilla indicó, en ese sentido, que tener una nueva institución complejizaría todo. Subrayó que el problema está referido más bien a las normas que limitan la labor de la Onpe o las que, desde el Congreso, apuntan a liberación de las penalidades ya impuestas a los partidos.

“Ese es el problema, a cada rato están cambiando las normas para beneficiarse. Ahora poco redujeron las multas e incluso se dieron una suerte de liberación de las penalidades ya impuestas. Se debe avanzar más por el contrario”, manifestó.

“La Contraloría no tiene nada que hacer con esto [la supervisión, fiscalización de los recursos públicos y privados], y sería, muy por el contrario, colocar una nueva institución que haría más complejo todo y repito innecesario, porque eso lo está haciendo también la ONPE”, agregó.

El exjefe de la Onpe recordó, por ejemplo, que en el tema del financiamiento ha propuesto que no se valoren los votos, sino los escaños y que cada año se haga reajustes, pues los montos destinados no han disminuido, pese a que ha habido una reducción del número de legisladores en algunas bancadas.

Explicó que actualmente, los recursos destinados a los partidos se distribuyen así: 40 % entre todos los partidos que tienen bancada en el Congreso, y 60 % en proporción a los votos obtenidos.

Uso indebido

El analista estimó que otro problema que se presenta gira en torno al uso indebido de los recursos públicos que hacen las organizaciones políticas, específicamente de ese 50 % del monto asignado que debe estar destinado a actividades de formación, capacitación, investigación y difusión.

“Y, por otro lado, [está] el uso indebido de los recursos públicos, y ahí se tiene que ajustar. No es posible que, por ejemplo, se paguen consultorías de más de 100 mil soles cuando en realidad eso no vale. En el aparato del Estado, en la administración pública hay, pues, un concurso público hay una licitación para un trabajo de servicio de esa naturaleza o, por ejemplo, los servicios que prestan”, dijo.

“Entonces, tú comienzas a buscar y encuentras cómo los partidos realmente están haciendo uso o mal uso de los recursos que debieran de servir para formar a sus cuadros, formar a la gente que está de repente en la administración pública. De manera tal que el partido justamente cumple también esa función de proveer de recursos humanos calificados. Esto no es así, claro también sirve para propagandizarse a los partidos, está bien, pero en este caso no es así”, lamentó.

Más en Ideeleradio

Ver video