Eduardo González Cueva - Ideeleradio
Eduardo González Cueva - Ideeleradio

Vasallaje simbólico

Ideeleradio.- Creo que hay una especie de besamanos simbólico o de acto de vasallaje simbólico en la participación de algunos derechistas peruanos en el Foro Madrid realizado en Lima, dijo el sociólogo Eduardo González Cueva, al considerar que en dicho encuentro no se expusieron argumentos válidos.

“Lo que hay es simplemente eso, la foto, el reconocimiento y para los ultraderechistas peruanos debe ser, pues, un momento de gran emoción, porque se sienten reconocidos. Por un pequeño momento dejan de ser peruanos y se vuelven, de nuevo, un poquito españoles, que es lo que está claro en la huachafería política de gente como [el congresista] que cree que es un gran argumento en el Perú defender al rey de España”, refirió en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“Creo que hay una especie de besamanos simbólico, hay una especie de acto de vasallaje simbólico, en el cual los peruanos y los otros sudamericanos que van ahí reconocen como hermano mayor a Vox, y solamente les falta, pues, levantar los símbolos de la dinastía. Entonces, en efecto, simbólicamente es eso, ponerlos en primera fila. Además, una cosa que me hubiera encantado es ver todas las filas, no solamente [a los que estaban en] la primera fila”, agregó.

Posturas ultrarreaccionarias

González Cueva calificó al Foro Madrid como un acto simbólico de “hermanamiento de posturas ultrarreaccionarias” de todo el hemisferio, que tiene muy poca relevancia para las personas.

“Eso [el Foro Madrid] es un acto simbólico de hermanamiento de posturas reaccionarias de todo el hemisferio que ellos llaman Iberoamérica, y es un gesto de reconocimiento mutuo. Argumentos no hay, mensajes no hay”, dijo.

“Lo que han hecho es un gesto de juntarse, de ponerse las caras juntas para las fotos, pero yo no creo que haya nadie en el Perú que pueda citar un argumento, un discurso, una idea que haya salido de ese foro, salvo —como decíamos al principio— la balbuceante arenga del alcalde de Lima”, apuntó.

Desgraciadamente oportunistas

El sociólogo consideró, además, que las posturas que adoptan los sectores políticos de derecha son desgraciadamente oportunistas, dependiendo del punto de vista que expresen las personalidades.

“Sobre la soberanía o, su contrario, la injerencia, las posturas que adoptan los sectores políticos siempre son desgraciadamente oportunistas. Entonces, claro, son soberanistas y son patrióticos cuando viene una misión de argentinos, cuando viene un diputado chileno, ahí son soberanistas porque resulta que tienen una visión distinta a la de ellos, pero llegan los de Vox, que desprecian a los sudamericanos y a la comunidad peruana en España y ahí sí se desaparece el concepto de soberanía”, afirmó.

“Y lo mismo ocurre con la injerencia, porque si un presidente de otro país de América Latina dice lo que quiere decir sobre el gobierno del Perú, sobre Pedro Castillo, sobre su defensa, sobre los movimientos sociales, entonces se convierte en una injerencia, razón para romper relaciones y todo lo demás, pero vienen diputados españoles para decir lo que dicen y también para opinar sobre política interna del Perú, y ahí no pasa absolutamente nada”, aseveró.

Devuelven la visita

Finalmente, indicó que esta visita de personas que tienen posturas absolutamente extremistas y marginalizantes, es una respuesta al viaje que, en su momento, realizaron representantes del Congreso peruano.

“Pero claro esa puerta ya se había abierto desde la Presidencia del Congreso, de la señora Alva, que como recordarás viajó a Madrid precisamente para en la práctica, en su mente, pues pediría algo así como ayuda, porque lo que quería era básicamente una intervención de políticos españoles para censurar internacionalmente al que, en ese momento, era el gobierno de Pedro Castillo y para presentar al gobierno de Pedro Castillo como una especie de invasión zombi de personas absolutamente extremistas”, señaló.

“Ya había ocurrido entonces. La señora Alva se va primero a Madrid, de nuevo, al lugar simbólico de los sectores más reaccionarios de América Latina y, luego, vuelve y le devuelven la visita […] personas también de posturas absolutamente extremistas y marginalizantes, pero, por supuesto, en ese caso no les interesa la soberanía”, acotó.

Más en Ideeleradio

Ver videos