Eduardo Ballón - Ideeleradio
Eduardo Ballón - Ideeleradio

 

Investigación y sanción

Ideeleradio.– La reforma policial anunciada por el presidente de la República, Francisco Sagasti, ha sido un buen gesto, pero es obvio que en ocho meses de gobierno no van a poder hacer ningún cambio real, opinó el analista político Eduardo Ballón.

“Frente a la demanda de investigación y sanción para los dramáticos sucesos que hemos vivido, la respuesta [del Gobierno] ha sido esta reforma policial; es un buen gesto […]”, señaló en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“Es obvio que un gobierno que tiene ocho meses no va a hacer ninguna reforma policial real. Retiran [a la Policía] de la administración y la logística de la PNP, es sentido común. En la administración y la logística en la PNP se desnudaron, en el contexto de la pandemia, las formas de corrupción que las atravesaron y se hicieron públicas”, subrayó.

Consideró, en ese sentido, que lo único que puede hacer el gobierno de transición de Francisco Sagasti es buscar equilibrios.

“Tengo la impresión que Francisco Sagasti y su gobierno están haciendo lo único que pueden hacer. Lo único que pueden hace es buscar equilibrios. De un lado hacia la calle, quien es la que los puso ahí. Y, del otro lado, hacia un Congreso que, mal que nos pese, llegará hasta el 28 de julio con las características que ha mostrado hasta el día de hoy”, declaró

Vamos hacia la polarización

El investigador estimó que, a medida que se acerquen las elecciones 2021, el país va a caminar a un escenario de polarización creciente.

“Estamos en un escenario —no nos engañemos— en donde vamos a caminar a una polarización creciente, porque el comportamiento de buena parte de los actores responde a la racionalidad más inmediata, si racionalidad se la puede llamar. Por lo tanto, las tensiones que sufrirá el Gobierno van a ser muy grandes”, señaló.

“Su mejor negocio [posibilidad] será garantizar aquellos mínimos que en el plazo inmediato son indiscutibles, y sobre los cuales puede avanzar con energía teniendo un nivel de reconocimiento o por lo menos de aceptación de la calle, y forzando a un nivel de silencio de los otros actores”, detalló.

El desafío de Sagasti

Mencionó que el gobierno de transición se formó de la noche a la mañana. Recordó que su posición es que el gobierno tiene que enfocarse en prioridades: garantizar la transparencia de las elecciones 2021, gestión y salud durante la pandemia, y reactivación económica.

“Es claro que el desafío fundamental de Sagasti y su gobierno va a ser el de durar y atender tres [temas] de la manera más efectiva posible, sabiendo que caminan en un terreno minado, y que no tienen ni siquiera una moneda en blanco —no digo un cheque en blanco— que les hayan entregado los actores, ni la calle ni el Congreso”, expresó.

Desconfianza y rechazo

Finalmente, estimó que las últimas movilizaciones evidencian el enorme rechazo y desconfianza de la ciudadanía hacia la clase política en general.

“Yo creo que es una calle distinta de la que conocimos años atrás. Es una calle bastante más simultáneamente plural y heterogénea. Es una calle que no es nueva. Es una calle que generacionalmente fue ocupada por lo que hoy día se denomina la generación del bicentenario, con fuerza creciente”, explicó.

“[En la calle se han expresado] una combinación de cosas que tiene que ver con una  desconfianza enorme y un rechazo a la política. Y en ese rechazo y desconfianza caen todos [los políticos], más allá de cualquier signo ideológico. Y es también una distancia enorme de aquello que llaman institucionalidad, y que para ellos es molestia y dolor de cabeza porque no les da absolutamente nada”, acotó.

Más en Ideeleradio

Ver video

Comments

comments