Flor Pablo - Ideeleradio
Flor Pablo - Ideeleradio

No a la cultura del miedo

Ideeleradio.- Diversos colectivos sociales estamos convocando a una marcha este 8 de marzo para hacer frente a la cultura del miedo e intolerancia que promueve el colectivo “Con mis hijos no te metas”, adelantó Flor Pablo Medina, integrante de la Plataforma por el derecho a la educación y a la igualdad.

“Estamos organizando una marcha, junto al colectivo Canto a la Vida, La educación se respeta  y la Plataforma por el derecho a la educación y la igualdad. Es este 8 de marzo, el punto de concentración será la cuadra seis de la avenida Salaverry, frente al Ministerio de Trabajo. El inicio será a las 6 de la tarde, así que los esperamos a todos”, declaró en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“Lo que esta marcha busca es hacer un alto a esta cultura de miedo, esta cultura de intolerancia, que nos quieren imponer algunos grupos que están solicitando que se elimine el nuevo Currículo Escolar y una serie de reformas y avances que tenemos para el país”, manifestó.

En ese sentido, la especialista instó a la sociedad civil organizada a participar de esta marcha y contrarrestar la ofensiva del colectivo “Con mis hijos no te metas” y su famosa “ideología de género”.

“Así como el otro grupo sale, diciendo una serie de mentiras, creo que los ciudadanos que estamos informados, que queremos una mejor educación para nuestros hijos, donde la diferencia no sea algo que reste sino sea algo que sume. Así que los esperamos  el próximo 8 de marzo”, acotó.

Te puede interesar:

¿Por qué no No Hay Derecho cambió de dial?

Comments

comments

1 COMENTARIO

  1. La dictadura de la ideología de genero, se impone. PPK/LGTB no admiten dialogo. Es necesario que los padres de familia tomen las escuelas ya, y exijan al Congreso la renuncia de la ministra de educación así como declarar inconstitucional la doctrina curricular por violar el derecho legitimo de los padres de educar a sus hijos en dicha materia, que sera impuesta en todas las escuelas, para todos los niños. El estado no puede reemplazar el rol de la familia, menos imponer una ideologia que adoctrina.