Jorge Bracamonte - Ideeleradio
Jorge Bracamonte - Ideeleradio

No podemos apañar

Ideeleradio.- La presunta ejecución extrajudicial de 27 delincuentes en el que están implicados 96 policías debe ser investigada de manera seria y clara y, de ser el caso, sancionada ejemplarmente, planteó Jorge Bracamonte, secretario ejecutivo de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos (CNDDHH).

Fue al referirse al informe difundido por el diario La República, que señala que se investiga presuntamente el asesinato de 27 delincuentes durante operaciones policiales registradas en Lima, Ica y Chiclayo, entre 2011 y 2015.

“Estas situaciones son condenables, por lo menos. Se tiene que investigar de manera clara, y se tiene que sancionar de manera ejemplar, porque esto no puede ocurrir, bajo ningún término, en el país”, declaró en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“Es terrible [este hecho]. Yo diría que esperemos a que haya una investigación seria y que esto sea un hecho público. No podemos apañar este tipo de situaciones, con el pretexto de que se va a debilitar las instituciones. Más bien, las instituciones se fortalecen cuando se investigan este tipo de casos”, indicó.

Cabe precisar que los casos fueron presentados por la propia Inspectoría General de la Policía Nacional ante el Ministerio Público en contra de 16 oficiales y 80 suboficiales de la Dirección de Inteligencia de la Policía Nacional (Dirin), de la División de Investigación de Robos, de la Sub Unidad de Acciones Tácticas y (SUAT) y de la Dirección contra el Terrorismo (Dircote).

Peligrosas ejecuciones extrajudiciales

El secretario ejecutivo de la CNDDHH cuestionó, en ese sentido, que las ejecuciones extrajudiciales se hayan dado bajo el supuesto de ‘justicia’. Lamentó que esta visión haya ganado terreno en un contexto en que la retórica autoritaria no ha sido vencida y en que los partidos políticos “no hicieron su tarea”.

“Hemos tenido situaciones ya antes en Trujillo, y hemos tenido una situación similar, que además se resolvió con la participación política de este comando, en Piura. Y en verdad esto tiene que ver con si los partidos hicieron o no su tarea. Yo tengo la impresión que no hicieron la tarea, en el sentido de cómo consolidan las instituciones, y hace que la gente pueda confiar en las instituciones”, señaló.

“Demandas de tipo autoritario y estas bandas criminales que terminan operando en nombre de la ‘justicia’ ha ganado terreno en un contexto en que la retórica autoritaria no ha sido vencida. Eso me parece peligroso para la democracia. Es peligroso porque ninguna persona puede ser muerta, no hay ninguna razón que justifique la muerte de un peruano o peruana, eso ya lo debemos haber aprendido suficientemente con lo que hemos tenido como conflicto armado interno”, manifestó.