Carlos Rivera - Alberto Fujimori (Fotos: Ideeleradio - Andina)
Carlos Rivera - Alberto Fujimori (Fotos: Ideeleradio - Andina)

 

Un disparate

Ideeleradio.- Como argumento jurídico para sustentar el indulto humanitario concedido al expresidente Alberto Fujimori, en realidad el Estado no tiene ninguno, subrayó Carlos Rivera, coordinador del Área Legal del Instituto de Defensa Legal (IDL), al referirse a la respuesta que el Gobierno dará a la Corte Interamericana de Derecho Humanos (Corte IDH) en marzo próximo.

Fue al comentar las declaraciones de Gustavo Adrianzén, representante del Perú ante la Organización de Estados Americanos (OEA), quien dijo que confía en que la respuesta ante la Corte IDH sea lo “suficientemente contundente”.

“El objetivo [de un sector] era que él esté libre, así es, y creo que eso el Estado no lo va a poder responder adecuadamente. Los argumentos que ya expuso el Estado son absolutamente deleznables, absolutamente cuestionables y la Corte me parece que, en esta resolución de diciembre, fue absolutamente categórica. Frente a eso, en realidad, no veo ninguna posibilidad de que el Estado pueda alegar primero una circunstancia diferente, porque no existe a favor de eso ningún hecho relevante que sostenga la posición del Estado”, dijo en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“Más bien han ocurrido estos dos hechos, la presentación pública de Fujimori y la condena del hijo de Fujimori. Eso juega contra la teoría y la tesis del Estado, y como argumento jurídico, en realidad el Estado no tiene ninguno. El hecho de decir mi Tribunal Constitucional es más importante que el tribunal internacional es un disparate que no tiene ningún tipo de asidero en ninguna parte del mundo, solo en el Perú con estos jueces del Tribunal Constitucional”, añadió.

Un verdadero mamarracho

Rivera Paz recordó que la próxima semana la Corte Interamericana de Derechos Humanos va a recibir el informe del Estado peruano respecto de la posición de desacato que dicho organismo supranacional declaró el 19 de diciembre del 2023, cuando se pronunció inicialmente sobre este tema. Estimó que lo que argumente el Estado será un “verdadero mamarracho”, tomando en cuenta las recientes declaraciones de Alberto Fujimori.

“El día lunes de esta semana, el embajador de Perú ante la OEA, el señor Adrianzén declaró que Perú iba a hacer una respuesta contundente a la Corte Interamericana. No sé qué de contundente pueda tener alegar un indulto humanitario cuando tienes al indultado ejerciendo la vocería política de un partido político, que está en el poder obviamente”, indicó.

“A mí me sorprendió esas declaraciones tan arrogantes de Adrianzén, dando cuenta, pretendiendo calificar algo que nadie conoce y que desde el derecho internacional simplemente va a ser un verdadero mamarracho”, enfatizó.

La escueleada

El abogado cuestionó las declaraciones de Gustavo Adrianzén y recordó que la Corte Interamericana le dio una clase de derecho internacional al Estado, y sobre todo a los integrantes del Tribunal Constitucional (TC), en su última resolución sobre este caso.

“No es posible pretender alegar que el Estado peruano va a hacer una respuesta contundente cuando la escueleada que le pega la Corte Interamericana al Estado peruano y sobre todo a los integrantes del Tribunal Constitucional es una resolución sin precedentes en el Sistema Interamericano”, refirió.

“No sé cómo van a poder responder eso, porque hay una situación de facto que la Corte básicamente intenta calificar a partir de circunstancias muy concretas. Y, en ese sentido, en el mismo momento que [Gustavo Adrianzén] recién está haciendo esas declaraciones, Fujimori está paseándose y mostrando la posición ridícula que tuvo los jueces del TC, que hicieron de abogados de Fujimori reclamando un estado de salud que ahora sí después de una década después de estar alegando eso, decían que era definitivo y que, por lo tanto, debería preponderar un carácter humanitario en la justicia peruana”, puntualizó.

Finalmente, estimó que, tras la reciente reaparición pública de Alberto Fujimori, se puede describir al exmandatario como un anciano, pero no como un enfermo terminal. Manifestó que al exdictador le importa poco que se haya alegado un delicado estado de salud para obtener su libertad.

“Fujimori, como se suele decir, ha trapeado el piso con eso. En realidad, le importa poco, y mostrar una cierta apariencia respecto de lo que se alegaba en los órganos jurisdiccionales y lo que realmente él está viviendo. No es un moribundo, no es un enfermo terminal, es un anciano sin duda alguna, pero que en realidad le interesa muy poco lo que se haya hecho para liberarlo”, precisó.

Más en Ideeleradio

Ver video