Pedro Castillo - Keiko Fujimori (Fotos: Andina)
Pedro Castillo - Keiko Fujimori (Fotos: Andina)

 

No había otra opción

Ideeleradio.– Fue correcto votar por Pedro Castillo en las elecciones generales del 2021, porque la otra alternativa era Keiko Fujimori, quien estaba siendo investigada por las autoridades, sostuvo el sociólogo Carlos Reyna.

“Creo que sí fue correcto votar por Pedro Castillo en el 2021, porque la alternativa era una señora [Keiko Fujimori] que estaba sometida a un juicio por delitos gravísimos con una alta verosimilitud de ser ciertos, de ser fundamentados, y Pedro Castillo era la única alternativa que quedaba para impedir que aquello ocurriera”, declaró en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

Dijo, no obstante, que la postulación de Castillo Terrones era “una posibilidad abierta con distintas variantes”, pues no había nada en la trayectoria del entonces candidato de Perú Libre que anunciara que iba a ser un buen gobierno.

“A partir de ahí, todo lo demás era una posibilidad abierta con distintas variantes, incluida esta, porque aquel que se ilusionó en que Pedro Castillo iba a ser un buen gobierno, que iba a ser un presidente probo y un presidente convocador era la verdad un iluso, porque no había nada en la trayectoria de Pedro Castillo que dijera o que anunciara que podía ser algo de eso”, subrayó.

Una tragedia peruana

En otro momento, el sociólogo indicó que el país está viviendo una tragedia en el contexto del drama personal de Pedro Castillo de no haber podido concretar un buen gobierno.

“Creo que Pedro Castillo está viviendo un drama, una tragedia, porque imagínate cómo va a regresar a Chota, a su pueblo, con toda la imagen que ahora tiene y con todo lo que se sabe de lo que ha hecho él y su gente más allegada. […] Creo que esa tragedia personal que está viviendo Pedro Castillo es también la tragedia peruana. Pedro Castillo pudo haber hecho un buen gobierno”, refirió.

“Creo que en gran parte a Castillo lo devoró esta paranoia que él proveniente de esa otra mitad del Perú sentía respecto de la otra mitad, de la mitad urbana de políticos duchos, y él [Pedro Castillo] pensó que se podía defender de sus enemigos haciendo lo que ha hecho. Es decir, cooptando gente, dándoles contratos, dándoles puestos de trabajo, por supuesto que inducido y azuzado por Vladimir Cerrón”, acotó.

Estimó que lo ocurrido durante la gestión de Perú Libre ha significado para muchos una frustración y decepción. Consideró que el presidente encarna la dificultad que tiene el Perú para generar consensos y liderazgos.

“Creo que el término traición tiende a resolver en un solo término un tema mucho más complejo que está siendo encarnado por el destino de Pedro Castillo. […] Por supuesto que es una frustración y una decepción, pero creo que él encarna la dificultad que tiene el Perú para ponerse de acuerdo para ser un país mejor, la dificultad que tiene para producir unos liderazgos que enrumbe a ellos mismos y a los partidos políticos más sanos, si es que alguno lo hay”, acotó.

Un caudillo arcaico

Finalmente, calificó a Pedro Castillo como una especie de caudillo arcaico. Señaló que el mandatario nunca salió de esa lógica de gobernar al Perú desde una facción y no de programas nacionales.

“Pedro Castillo vendría a ser una especie de caudillo arcaico que asumía que el Estado era una presa para repartirse entre sus leales, entre sus fieles, entre su gente, y como Castillo había sido devorado por el mismo abismo que partió en dos al Perú en la segunda vuelta”, cuestionó.

“[Los electores] no votaron por él, porque él encarnara un programa de cualquier cosa, votaron por él por el discurso que más que lo decía, era lo que él representaba, pero él nunca salió de esa lógica de gobernar al Perú desde una facción, que era la lógica de los caudillos, la lógica de facciones, no de partidos, no de programas nacionales”, detalló.

Más en Ideeleradio

Ver video