Antonio Maldonado - Congreso (Fotos: Ideeleradio - Andina)
Antonio Maldonado - Congreso (Fotos: Ideeleradio - Andina)

 

Una reflexión tranquila

Ideeleradio.- La reforma integral de la Constitución de 1993 es absolutamente impostergable, y tiene que hacerse a través de una reflexión política jurídica tranquila y un debate alturado, que no tiene por qué ser una lucha de poderes, propuso el exprocurador Antonio Maldonado.

“Me parece que la reforma integral de la denominada Constitución de 1993 es absolutamente impostergable. Esta reforma debe hacerse. No tiene por qué ser objeto de controversia política, de lucha fratricida, de ninguna manera”, manifestó en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“En el Perú podemos aprender y habría que propiciar el escenario para una reflexión tranquila, una reflexión política jurídica sobre la reforma integral de la Constitución. […] No tiene por qué ser una discusión fuerte ni radical ni intransigente ni llena de sangre ni violenta, tiene que ser una discusión calmada, política, de consensos”, agregó.

Origen ilegítimo e inconsistencia

Maldonado Paredes sostuvo que la carta magna tiene que ser reformada integralmente dado su origen ilegítimo y su inconsistencia con las necesidades, dimensiones y desafíos nacionales.

“Yo la verdad creo que esto [la forma como la aborda el Ejecutivo y el Congreso] no niega ni borra la tarea impostergable de que esta Constitución, ya denominada Constitución en su carácter en su origen ilegítimo —que algunos creen ya ha sido superado, creo yo que no— [tiene que ser cambiada]”, refirió.

“[…] Y [esta Constitución] en las dimensiones en las cuales se ha demostrado que es totalmente inconsistente con las exactas necesidades, dimensiones y desafíos nacionales —como lo ha demostrado entre otros temas la pandemia— necesita ser cambiada y reformada integralmente y ese día llegará, pero no tiene por qué ser en la forma tan torpe como lo planteó el gobierno”, apuntó.

Impertinencia del gobierno

Reiteró que el debate de la reforma constitucional integral debe ser planteada como una oportunidad para la reflexión nacional sobre ese tema. Cuestionó, en ese sentido, la forma como la propuso el gobierno de Pedro Castillo.

“Por supuesto que la forma como el presidente Castillo y su presidente del Consejo de Ministros [Aníbal Torres] pusieron el tema sobre la mesa fue de la manera más impertinente posible”, declaró.

“Lejos de plantearlo como un espacio y una oportunidad para hacer una reflexión nacional sobre ese tema, lo que pasó fue generar otra ventana de controversia, otra ventana de lucha de posiciones, donde se hacen marchas para que no cambie la Constitución, para que no haya referéndum, y otros exactamente en el sentido opuesto, pero sin saber ambos de qué están hablando”, declaró.

Espacio para el diálogo

Finalmente, enfatizó que deber haber un espacio para el diálogo en el Perú. Sugirió que el debate sea tranquilo y alturado en todas sus dimensiones: técnica, jurídica y política.

“En realidad, acá hay una dimensión técnica, jurídica, que no se puede evitar y que no tiene por qué ser una lucha de poderes. Y también, por supuesto, hay una dimensión política, pero tiene que ser una dimensión de debate tranquilo de debate alturado, como lo era en otras ocasiones cuando inclusive la derecha peruana gobernaba, porque a diferencia de quienes creen que la derecha peruana no tiene una tradición democrática, yo creo que sí la tiene”, explicó.

“Creo que de esto hay muchísimos ejemplos. Para empezar, mencionaría solo uno de ellos, el proceso de fortalecimiento de la industria nacional se hace con un gobierno de derecha, con el gobierno de Prado. En fin, lo que quiero decir es que antes hubo un espacio para el diálogo en el Perú, y ese espacio el día de hoy se ha perdido”, recordó.

Más en Ideeleradio

Ver video