Andrés Calderón - Ideeleradio
Andrés Calderón - Ideeleradio

La chapa de obstruccionista

Ideeleradio.- Keiko Fujimori no tenía una intención de dialogar con el Gobierno durante el primer año de gestión de Pedro Pablo Kuczynski, y su actitud excedió en los límites al punto de ser una oposición más destructiva, sostuvo Andrés Calderón, editor central de opinión de El Comercio.

Fue al considerar que tanto la excandidata como su agrupación deberían de haber entendido, tras la reunión en Palacio de Gobierno, que el hecho de que la ciudadanía los perciba como obstruccionista les genera un desgaste.

Me parece que, durante el primer año de este nuevo gobierno, ha sido bastante evidente que Keiko Fujimori no tenía una intención de dialogar con el Gobierno; tenía una intención de mostrarse como una oposición férrea, muy dura y que excedió en los límites de lo que podría entenderse simplemente como una oposición, y llegó a ser un poco más destructiva”, manifestó en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“Creo que la iniciativa, que viene del lado de Keiko, tiene un elemento adicional, que es el que, ya a ojos de muchas personas, tiene una chapa que, le guste o no le guste a Fuerza Popular, le está quedando, que es la de obstruccionista. Al punto que, desde el interior de Fuerza Popular mismo, ya han aparecido algunas voces, incluyendo la de Kenji Fujimori, que abogan para tratar de cambiar un poco ese tipo de posición”, refirió.

El desgaste previo a la reunión

El editor central de opinión de El Comercio comentó que desde el análisis se pueden revisar las premisas que hay una voluntad genuina de querer conversar o en realidad, Keiko Fujimori y Pedro Pablo Kuczynski se ven obligados a dialogar.

“[No obstante], no estoy completamente convencido de que la diferencia entre las motivaciones que llevan a la reunión, necesariamente pueda producir resultados disimiles, porque tal vez verse obligado a ir a una reunión, termine generando resultados más productivos que una voluntad de entendimiento”, acotó.

“Creo que, como una variable distinta a lo que sucedió en el primer encuentro, Fuerza Popular y Keiko deberían haber entendido que el desgaste que le genera el tener esa actitud, hace que tengan que lograr algo con miras a conseguir algún tipo de entendimiento, que genere que los cuatros siguientes años, no sean la misma Fuerza Popular que hemos visto en el primer año”, remarcó.

A Keiko no le preocuparía las reformas

Por otra parte, no descartó la posibilidad de que Keiko Fujimori haya asistido a la reunión con Kuczynski Godard más por un tema de imagen y de percepción, a modo de cuidar el frente interno, pues no tiene ninguna evidencia de que la lideresa de Fuerza Popular esté preocupada por las reformas.

“No creo que haya mucha evidencia para sostener que está preocupada para que se implemente algún tipo de políticas y reformas que son necesarias para el país, porque durante un año, el Congreso tampoco se he preocupado por estos temas. No hay evidencia para presumir que hay una clara voluntad de adoptar tal o cual política, y eso es algo que se le puede criticar al fujimorismo, que no se sabe claramente hacia dónde se dirige”, argumentó.

“En esta perspectiva, es posible que Keiko aproveche el momento, tome un gesto y diga “fui al dialogo, propuse tales cosas”, y, en la práctica, cuando haya momento de evaluar propuestas legislativas o cuando haya que citar o interpelar un ministro, sigue pasando lo que ha pasado el primer año. Es posible que eso pase”, opinó.

FP debe dejar el corto plazo

Finalmente, señaló que Fuerza Popular debe dejar de tener una mirada de corto plazo, y considerar que, si no aprueba, desde el Congreso, reformas importantes, la ciudadanía hará un balance general y los culpará del retroceso en el país.

“Creo que, si eso fuera el caso, nuevamente el fujimorismo estaría cometiendo el mismo error de tener una visión de muy corto plazo. Ellos tuvieron la visión de presentarse como una oposición férrea, pero no se dieron cuenta que eso iba a tener un costo y ya le se está empezando a pasar la factura”, indicó.

“Si ellos aspiran hacia el gobierno, en algún momento tienen que mostrar capacidad para poder tomar decisiones propias de gobierno, desde el Legislativo. Y si es que, durante los siguientes cuatros años, el Perú sigue sin aprobar reformas importantes, si seguimos en ese sendero de aletargamiento o retroceso, no solamente se le va a criticar al Gobierno, sino también al fujimorismo, porque, quiera o no, es parte del Estado, y es responsable”, puntualizó.

 

Comments

comments