Ana Neyra - Congreso (Fotos: Ideeleradio - Andina)
Ana Neyra - Congreso (Fotos: Ideeleradio - Andina)

 

Genera tantos problemas

Ideeleradio.- Es preocupante que el Congreso se crea omnímodo y quiera imponer su interpretación, sostuvo la exministra de Justicia, Ana Neyra, al considerar que no es compatible con un Estado de derecho que el Parlamento esté en una especie de supraposición constitucional.

Fue al comentar la actitud del Poder Legislativo frente al caso de la Junta Nacional de Justicia (JNJ) y la denuncia constitucional que un grupo de congresistas presentó contra la fiscal suprema Delia Espinoza.

“Y yo creo que, si nos ponemos a ver un poco los paralelos, miremos lo que pasó con la exfiscal Zoraida Ávalos, lo que pasó con la JNJ, lo que quieren hacer ahora con la doctora Delia Espinoza. De alguna manera, el Congreso quiere imponer su interpretación: ‘yo digo que son 75 años, son 75 años’, ‘yo digo que me tiene que investigar a la fiscal de la nación, es el fiscal de la nación’”, manifestó en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“Entonces, es un poder que, además, creo que se refuerza en esta idea del señor [Alejandro] Soto, que nadie conoce, pero que lamentablemente igual es el presidente del Congreso y nos genera tantos problemas, diciendo que ellos son el primer poder del Estado”, añadió.

Se cree omnímodo

Neyra Zegarra objetó, en ese sentido, que el Parlamento se crea omnímodo y que asuma que no debe tener ningún contrapeso. Recordó que un Estado de derecho está basado en el equilibrio de poderes y no en una especie de supraposición constitucional.

“Y, bajo esa lógica, ellos creen que están en una especie de supraposición constitucional que les permite a ellos casi imponerse. Y eso no es compatible con un Estado de derecho, que más bien está basado en pesos, contrapesos y que los poderes del Estado, los organismos públicos, están pues todos dentro de sus competencias al mismo nivel”, indicó.

“Entonces, es preocupante que una persona que representa un poder del Estado, no el primer poder, como él dice, pero un poder importante del Estado que debería representarnos, primero que se cree omnímodo actuando ya casi de manera arbitraria o ni siquiera casi de manera arbitraria en muchas cosas, pero además que cree que puede, de alguna manera, no tener ningún contrapeso”, acotó.

Van contra el Ministerio Público

La exministra criticó, además, que un grupo de legisladores haya interpuesto una denuncia constitucional contra la magistrada suprema Delia Espinoza, quien investiga a 14 parlamentarios.

“Ahora está yendo contra el Ministerio Público, seguro mañana si la Corte Suprema ordena el allanamiento va a irse contra un juez de la Corte Suprema o contra el colegiado de la Suprema que autoriza, en fin”, remarcó.

“Estamos viendo, en realidad, una persona [del Congreso] que ya ni siquiera pretende dar visos de legitimidad, porque ya ni siquiera decir que son legítimos, pero, yo antes creía que el Congreso intentaba parecer legítimo, intentaba que la gente sienta que actuaba correctamente. Todos sabíamos que de repente no necesariamente, pero hacía como un intento. En cambio, ahora ni siquiera tienen una pretensión de actuar correctamente. Ya ni siquiera esto se da de esta forma, y esto es preocupante”, opinó.

Un doble rasero

En otro momento, advirtió que el Congreso está actuando con un doble rasero al ver las inhabilitaciones de altos funcionarios. Se refirió por un lado al caso a la resolución legislativa que inhabilita a dos miembros de la Junta Nacional de Justicia (JNJ) y, por otro, a la decisión que tomó el Parlamento en el caso de María Cordero Jon Tay.

“Yo creo que refleja un poco lo que lamentablemente viene siendo la constante en el Congreso. Este doble rasero. Este adagio popular: para mis enemigos la ley; para mis amigos todo. Entonces, el que le cae bien, el que está compatible con sus intereses a ese no lo investigo [sino] más bien investigo al que lo investiga. En cambio, a las personas que no, ahí sí no”, expuso.

“Yo creo que lo que pasó con la señora Cordero Jon Tay ha sido duro para muchos porque, además, ha sido muy cercano a lo anterior [el caso de la JNJ]. Entonces, creo que a veces, cuando las cosas pasan con diferencia de tiempos, no vemos la comparación”, agregó.

Caso María del Pilar Cordero Jon Tay

Reiteró, finalmente, que ese “doble rasero” es terrible y una constante del Parlamento. La exministra cuestionó que no se haya resuelto la inhabilitación de la legisladora María del Pilar Cordero Jon Tay.

“[Para el Congreso, en el caso de María Cordero] eso sí no es infracción a la Constitución, eso sí no genera una inhabilitación administrativa o política para que ella eventualmente no pueda postular a un cargo público o ejercer función administrativa”, indicó.

“Ella mañana potencialmente la podrían hasta nombrar ministra, la podrían nombrar en un cargo importante como de dirección y, por supuesto, en el 2026, ella podría postular un cargo público porque no tiene ninguna restricción mientras el proceso penal continúe”, puntualizó.

Más en Ideeleradio

Ver video