Sonia Paredes (Foto: Ideeleradio)
Sonia Paredes (Foto: Ideeleradio)

Un problema de gestión

Ideeleradio.- Pese a que existe un Plan Especial Multisectorial para la Intervención Integral a favor de la Población Expuesta a Metales Pesados, Metaloides y otras sustancias químicas tóxicas, aprobado por el Estado en el 2021, todavía no hay una atención efectiva, afirmó Sonia Paredes, directora de campañas e incidencia de Amnistía Internacional Perú.

“Entonces, este caso La Oroya, Cerro de Pasco, Loreto mismo, son casos que requieren de una atención especial del Estado y a pesar de que ya existe un plan de atención intersectorial todavía no se ve de manera efectiva y de manera individual que exista esta atención, a pesar de que el Congreso ya viene aprobando durante dos periodos un presupuesto destinado a estas regiones, a las regiones más afectadas”, dijo en diálogo con Ideeleradio.

“Por lo menos son cinco regiones que han recibido presupuesto. Entonces, ya estamos hablando de un problema diferente, estamos hablando de un problema de gestión, un problema de gestión pública. En ese sentido, estamos haciéndole seguimiento y vamos a ver en qué estado se encuentra ahora mismo la atención a las personas que han recibido este tipo de afectación por contaminación”, añadió.

Estrategia de salud

En el marco de la campaña Sin derechos no hay democracia, sin democracia no hay derechos”, la directora de campañas e incidencia de Amnistía Internacional Perú recordó que en el caso de Espinar, el 30 de diciembre del 2020, la Corte Superior de Justicia de Cusco ordenó al Ministerio de Salud diseñar e implementar una estrategia de salud pública de emergencia sanitaria que brinde atención médica.

“Entonces, es importante para nosotras [desde Amnistía Internacional Perú] que haya una atención efectiva ya. El caso de Espinar es particular, porque ellos ganaron una sentencia en el año 2020 donde ordenaba al Ministerio de Salud que se hiciera la atención directa a las personas afectadas. Incluso hicieron dosajes y todo esto, pero no hemos encontrado todavía en la población, digamos, una atención específica para los casos de contaminación”, señaló.

Paredes Palma se refirió, asimismo, a la investigación documental y de campo que realizó Amnistía Internacional “Perú: Estado de Salud Fallido: Emergencia de salud en pueblos indígenas de Espinar, Perú”, que incluyó el análisis de metales y sustancias tóxicas en 150 personas y de calidad de agua.

“En el tema de Espinar, hemos notado voluntad política, porque como tenían esta sentencia que ordenaba en este caso al Ministerio de salud y a la Diresa, la Dirección Regional de Salud de Cusco, la elaboración del plan sí vimos que se hizo. Ahora, notamos nosotros también en nuestro informe, que había algunas deficiencias. Por ejemplo, no tenía este plan participación de las personas afectadas. Entonces, eso es importante, no solamente porque se trata de un pueblo originario, sino también porque las personas mismas deberían participar de este tipo de planificación”, manifestó.

“Yo creo que también tiene que ver mucho con que es como completamente nuevo este tipo de atención. Entonces, por ejemplo, si hay una exposición a un metal específico, se necesita médicos especializados. Y eso es algo que todavía no se desarrolla a nivel nacional. Entonces, se ha creado una política, existe un plan, pero todavía no existe como una atención, un protocolo que realmente nos diga todas todos los pasos, con lo cual una persona que tiene determinados síntomas o determinadas características debe recibir atención”, acotó.

Más en Ideeleradio