Por: Red Ama Llulla

Tras el inicio del periodo de obligatoriedad de presentar el carné de vacunación contra la Covid-19 para acceder a espacios cerrados, en redes sociales se viralizó un video donde se ve a grupos antivacunas marchando en contra de la medida. En ese contexto, el excongresista Posemoscrowte Chagua Payano, quien también es médico, afirmó lo siguiente para sustentar su postura:  “La vacuna ya está produciendo en los niños parálisis de los miembros inferiores”. Luego de revisar los antecedentes y consultar con fuentes oficiales, la red Ama Llulla concluye que esta afirmación es falsa.

Esta es la transcripción literal del video analizado para esta verificación, que ya cuenta con más de 9.300 reproducciones:

“La vacuna ya está produciendo en los niños parálisis de los miembros inferiores, miocarditis, lo mismo que [en] los jóvenes. La vacuna produce trombosis, porque contiene óxido de grafeno. La vacuna está produciendo muertes, no se está informando las muertes ni los efectos adversos”, se escucha decir al ex parlamentario en una movilización.  

En primer lugar, los efectos secundarios de las vacunas son principalmente leves o moderados y se manifiestan como dolor en la zona de la inyección, malestar, fiebre, dolor de cuerpo o cansancio. Respecto a los efectos secundarios graves, estos se han producido en muy pocas ocasiones, al punto que diversos estudios han señalado que las vacunas que se están ofreciendo actualmente contra la Covid-19 son seguras y eficaces.

Así, el estudio Adverse Events Reported From Covid-19 Vaccine Trials: A Systematic Review, realizó una revisión sistemática sobre los datos de seguridad de once ensayos clínicos publicados sobre las vacunas contra la COVID-19. Dicha revisión encontró que las reacciones adversas reportadas fueron principalmente leves a moderadas. 

Entre las reacciones adversas más graves, se han identificado reacciones alérgicas, que pueden ser rápidamente tratadas y solo han ocurrido entre 2 y 5 casos por cada millón de vacunados.

Otro problema grave reportado fue el síndrome de trombosis tras la aplicación de la vacuna de la empresa Johnson & Johnson. Este tipo de incidencias fueron aisladas, ya que luego de más de 16 millones de dosis de esta vacuna aplicadas en Estados Unidos, solo se registraron 54 casos, según información de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de los Estados Unidos y los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) del país.

De acuerdo a lo revisado para esta verificación, existen unos pocos artículos que analizan la relación entre situaciones de parálisis tras el uso de vacunas contra la Covid-19. 

Por ejemplo, en noviembre del 2021, la Revista de Neuroinmunología, de la editorial Elsevier,  publicó una revisión sistemática de los casos reportados de afectaciones al sistema nervioso que resultaron en pérdida de movilidad de algunas partes del cuerpo tras la vacunación contra la Covid-19. El análisis identificó 32 casos en artículos revisados por pares así como preimpresiones alojadas en las bases de datos PubMed, Scopus, Embase, Google Scholar, Ovid y MedRxiv hasta septiembre de 2021.

“Esta revisión sistemática identificó pocos casos de desmielinización del [sistema nervioso central] después de todos los tipos de vacunas Covid-19 aprobadas hasta el momento. La presentación clínica fue heterogénea, principalmente después de la primera dosis, sin embargo, la mitad de los casos notificados tenían antecedentes de enfermedad inmunomediada”, indican los autores.

En la mayoría de los casos (25) los pacientes se recuperaron completamente a través de un tratamiento, mientras que los otros 8 casos tuvieron una recuperación parcial. 

Por otra parte, el artículo ‘Parálisis de la pierna después de la vacunación AstraZeneca contra la COVID-19 diagnosticada como amiotrofia neurálgica del plexo lumbosacro: reporte de un caso’ dio cuenta de la situación de un paciente que presentó parálisis de la pierna luego de haber recibida la mencionada vacuna. 

Los autores propusieron que ello se debió a una respuesta inflamatoria autoinmune, y el mismo estudio señaló que estas eran reacciones poco comunes se daban en pacientes con enfermedades preexistentes. 

Especulamos que la vacuna Covid-19 provocó una respuesta inflamatoria inmunomediada al antígeno inyectado […] Se cree que la amiotrofia neurálgica relacionada con la vacunación, como en el paciente actual, es muy rara, aunque se desconoce su incidencia precisa. Antes de establecer un diagnóstico de amiotrofia neurálgica, los médicos deben descartar otros trastornos”, indica el estudio que fue publicado también en noviembre de este año en el Journal of International Medical Research

Cabe resaltar que la pérdida de movilidad es también uno de los síntomas del síndrome de Guillain Barré, el cual consiste en el debilitamiento de las extremidades superiores o inferiores. Esta afección ha sido relacionada con la vacunación contra la Covid-19, específicamente con la vacuna Janssen, aunque no se restringe a este tipo de inmunización. 

“El Guillain Barré es un síndrome que puede ocurrir en muy baja frecuencia en vacunados. Eso sucede con todas las vacunas. Puede llevar a debilitamiento de extremidades, pero eso no es exclusivo de las vacunas contra la Covid19 y no puede ser usado como excusa para no vacunarse. Es un evento adverso conocido y reportado, pero es de muy baja frecuencia”, explicó al respecto el médico inmunólogo Juan More.

Este síndrome también tiene como base la afectación del sistema inmune que empieza  a atacar a la persona, causando debilidad muscular y con la posibilidad de ocasionar parálisis. Si bien la mayoría de personas se recupera totalmente, en casos muy raros pueden quedar algunas secuelas en el sistema nervioso.

“Aunque los casos son de baja frecuencia, el hecho que suceda con muchas infecciones virales y vacunales hace que sea mejor tratada ahora y se recuperan”, añadió More. 

Respecto a los casos presentados tras la vacuna contra la Covid-19, los CDC y la FDA de Estados Unidos han informado que, luego de administrar 16.4 millones de vacunas Janssen, recepcionaron 268 informes preliminares de casos Guillain Barré, en especial en hombres mayores de 50 años. Es importante resaltar que la vacuna Janssen es aplicada solo en mayores de 18 años, conforme las recomendaciones de las autoridades sanitarias. Así también lo indican los CDC de los Estados Unidos que precisan que solo la vacuna de la empresa Pfizer ha sido autorizada para su uso en niños de 5 a 11 años.  

Por su parte, para esta verificación, el área de prensa del Ministerio de Salud (MINSA) del Perú descartó que se haya reportado algún caso en niños o adultos de parálisis en piernas o de Guillain Barré luego de la vacunación contra la Covid-19. 

Hasta el 2 de diciembre, el Centro Nacional de Epidemiología, Prevención y Control de Enfermedades del MINSA registró 195 casos de Guillain Barré a nivel nacional, pero estos no estaban relacionados con la inmunización contra la Covid-19. Los datos al respecto dan cuenta además que los niños y adolescentes son los grupos etáreos menos afectados por esta afección. 

En suma, la parálisis de un miembro del cuerpo no es un efecto secundario regular en las vacunas contra la Covid-19. Los pocos casos reportados no son concluyentes, y los casos registrados se han presentado en adultos mayores de 50 años con antecedentes de enfermedades autoinmunes, y no en niños. Además, en el Perú no se han registrado este tipo de casos en niños y tampoco se tiene registro de la aparición de Guillain Barré en niños o adultos tras la recepción de la vacuna.  

En función a lo expuesto, Ama Llulla concluye que la afirmación del excongresista Posemoscrowte Chagua acerca de que la vacuna contra la Covid-19 está produciendo parálisis de los miembros inferiores en los niños es falsa.