Por: Red Ama Llulla

El doctor Alcedo Jorges Melgarejo, director de la Dirección Regional de Salud de Pasco, se refirió durante una conferencia de prensa a la distribución selectiva de las 13.760 vacunas del laboratorio AstraZeneca que acababan de llegar a esa región. El funcionario dijo que ese lote no se distribuiría en la zona de Oxapampa por el siguiente motivo: “La vacuna de AstraZeneca tiene una mayor prevalencia de trombosis en personas descendientes de europeos”. Luego de revisar la evidencia científica disponible hasta la fecha y de conversar con especialistas, la red Ama Llulla concluye que eso es falso. 

La declaración del doctor Jorges figura en la siguiente transcripción, extraída de la conferencia pública que brindó el pasado jueves 22 de abril: 

“Para la provincia de Oxapampa, estamos gestionando para la próxima semana el lote de vacunas [de otro laboratorio], porque bien sabido es por todos que en Oxapampa hay un gran porcentaje de población que tiene ascendencia europea, alemana, y hay estudios ya que demuestran que la vacuna de AstraZeneca tiene una mayor prevalencia de trombosis en personas descendientes de europeos, alemanes”. 

En primer lugar, cabe precisar que la trombosis es un trastorno que implica la formación de trombos o coágulos en el sistema circulatorio, tanto en las venas como en las arterias. Por su parte, en epidemiología, se denomina prevalencia a la proporción de personas dentro de un grupo que presenta un evento de salud determinado. 

Ahora bien, las primeras noticias en relación a casos de trombosis en pacientes vacunados contra la Covid-19 se remontan al 11 de marzo del 2021. La Agencia Europea de Medicamentos (EMA, por sus siglas en inglés) informó que, hasta el 10 de marzo, “se habían notificado 30 casos de episodios tromboembólicos entre cerca de 5 millones de personas vacunadas con la vacuna Covid-19 AstraZeneca en el Espacio Económico Europeo”. 

De allí en adelante, la EMA presentó actualizaciones periódicas de su investigación sobre la posible relación de la vacuna de AstraZeneca con los casos de trombosis en pacientes vacunados. A la fecha, la agencia ha concluido que los trombos deben ser considerados como “efectos secundarios muy raros” de dicha vacuna. 

Al 4 de abril, se habían registrado 222 casos de trombosis entre un total de 34 millones de personas vacunadas en el Reino Unido y en el Espacio Económico Europeo. Es decir, en un 0,001% del total de vacunados. 

Con relación a lo declarado por el doctor Alcedo Jorges Melgarejo, Ama Llulla comprobó que en ninguno de los comunicados oficiales de la EMA incluyendo el último disponible al cierre de este artículo, publicado el 23 de abril se menciona o hace referencia de forma específica a una mayor o menor prevalencia de casos de trombosis en grupos étnicos específicos o por el origen de los pacientes.  

Consultada para esta verificación, Ángela Uyen, asesora en políticas de salud de Médicos sin Fronteras y doctora que radica en Bélgica, explicó que por el momento es difícil detectar poblaciones específicas a las que estos efectos secundarios puedan afectar en mayor medida, debido a que se trata de muy pocos casos. 

Sobre lo señalado por el doctor Jorges Melgarejo, la especialista explicó que, a la fecha, no existe evidencia científica que sostenga su afirmación. “Hasta ahora no se ha visto que [los casos de trombos] sean en una población específica, más allá de una tendencia a ser en mujeres jóvenes, menores de 55 años”, precisó la especialista. 

En efecto, la EMA señaló, en una nota del 13 de marzo, que “casi todos los casos notificados [de trombos en pacientes que recibieron la vacuna de AstraZeneca] correspondieron a mujeres menores de 55 años”. Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud (OMS), en un informe del 16 de abril al respecto, indicó que aún “se requieren más análisis para determinar cualquier riesgo relacionado con el sexo”. 

Juan More Bayona, inmunólogo e investigador de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM), indicó a la red Ama Llulla que por el momento no se ha determinado un grupo poblacional específico con riesgo potencial de sufrir casos de trombosis luego de recibir la vacuna de AstraZeneca. 

Tanto la EMA como la Organización Mundial de la Salud (OMS) aseguran en publicaciones oficiales recientes que los beneficios de la vacunación con las dosis de AstraZeneca superan con creces los riesgos de cualquier efecto secundario. 

La respuesta de la Diresa

El viernes 23 de abril, un día después de su conferencia de prensa, el doctor Alcedo Jorges anunció mediante un video institucional que, después de una reunión con funcionarios del Ministerio de Salud, se autorizó el traslado de 4.786 dosis de la vacuna de AstraZeneca a Oxapampa para el proceso de inmunización de adultos mayores de 80 años.  

A continuación, agregó: “quiero informar que la presencia de fenómenos tromboembólicos para una persona que recibió la vacuna [de AstraZeneca] es extremadamente baja, son casos muy raros”. 

Consultado por Ama Llulla sobre el sustento de su primera afirmación, el director de la Diresa de Pasco reconoció que los estudios científicos a los que se refirió inicialmente eran focalizados y no ameritan la suspensión del uso de las dosis de esta vacuna. Asimismo, resaltó que los estudios no son representativos de la población europea. 

Al preguntarle específicamente sobre la prevalencia de trombosis en “descendientes de europeos”, el doctor respondió: “En todo caso, estoy aclarando esa afirmación. Esos estudios han sido focalizados o limitados”. 

Luego de la conversación, el médico envió a la red Ama Llulla un documento de word con links a dos artículos científicos y una carta dirigida al editor publicados en The New England Journal of Medicine entre el 9 y 14 de abril del 2021. 

Si bien es cierto que los artículos se escribieron en base a estudios realizados en pacientes nacidos en Europa, en ninguno de los dos se hace referencia o se menciona una mayor prevalencia de casos de trombosis relacionada al grupo étnico o al origen de los pacientes. Asimismo, ambos artículos se escribieron con base en poblaciones reducidas. 

El primer artículo se escribió con base en la evaluación de 11 pacientes de Alemania y Austria que desarrollaron un caso de trombosis luego de recibir la primera dosis de la vacuna de AstraZeneca. En el segundo artículo se describen hallazgos en cinco pacientes que presentaron trombosis luego de recibir la primera dosis de dicha vacuna, de un total de 130 mil personas inmunizadas. 

En la carta enviada a la revista, se describe el caso de una mujer blanca de 48 años que presentó un cuadro de trombosis luego de vacunarse con la dosis única de Jannsen la vacuna del laboratorio Johnson & Johnson, no la de AstraZeneca. 

En resumen, no existe información oficial que mencione o relacione los casos de trombosis a algún grupo poblacional en específico, como sugirió el doctor Jorges. Además, tanto la EMA y la OMS han insistido en que los beneficios de recibir la vacuna de AstraZeneca son mucho más altos que los potenciales riesgos por un efecto adverso. 

En virtud de lo expuesto, la red Ama Llulla concluye que la afirmación del doctor Alcedo Jorges Melgarejo, director de la Diresa Pasco, acerca de que la vacuna de AstraZeneca presenta mayor prevalencia de trombosis en personas descendientes de europeos, es falsa. 

Comments

comments